Escrima – la fascinación del combate con armas

Escrima – la fascinación del combate con armas

El entrenamiento con armas es parte esencial de las actividades de la EWTO desde que el Gran Maestro Kernspecht invitó a los dos pioneros de la Escrima, Sir Bill Newman y R. Latosa, a Kiel en 1977, encuentro que poco después cristalizaría en la publicación del primer libro conjunto de los tres maestros sobre este arte filipino.

El aprendizaje de la Escrima resulta particularmente positivo para todos los miembros de la organización interesados en el combate con armas, ya que en el sistema WingTsun sólo se aprende el uso del palo largo y del doble sable ancho como parte de los programas de entrenamiento más avanzados.

Es sobre todo gracias al incansable esfuerzo del Gran Maestro Bill Newman que la Escrima ha llegado hoy en día a ser un sistema de entrenamiento complejo, con el cual los alumnos pueden conocer los fascinantes detalles del manejo de armas. Tomando como base los conceptos del arte marcial filipino, hoy en día se enseña la Escrima en tres vertientes principales, de modo que cada alumno puede centrarse en sus propios objetivos de entrenamiento: defensa personal, competición y manejo de armas medievales.

Escrima y defensa personal

La autodefensa con armas, sean romas o afiladas, es tan antigua como la propia civilización humana. Mucho antes de que el hombre aprendiera a trabajar con los primeros metales, ya utilizaba palos, garrotes y huesos largos como armas, incrementando enormemente de este modo su capacidad de combate. El desarrollo y refinamiento de las armas de mano y su uso efectivo durante miles de años estuvieron impulsados por esta ventaja existencial. Sólo la invención de las armas de fuego hizo que este progreso más o menos se estancara.

En la sociedad europea actual, la autodefensa con armas de golpeo ha recobrado importancia, puesto que el uso de un arma puede compensar fácilmente las desventajas de fuerza y masa corporal entre individuos, si bien se halla sujeta a una legislación muy estricta.

Bajo las directrices del Gran Maestro Bill Newman, generaciones de expertos escrimadores han tomado un estilo de lucha filipino y lo han convertido en un arte marcial moderno basado en las armas que cubre plenamente las necesidades de defensa personal en la sociedad occidental.

Escrima y competición

La demostración y puesta a prueba de las habilidades de combate propias a través de competiciones es una antigua tradición en la Escrima. Ya en sus primeros días de existencia, la EWTO organizaba competiciones para escrimadores, y sus procesos y reglas se convirtieron en modelo para las competiciones de lucha con bastones o palos en general. Ya desde estos inicios, los responsables de las directrices de competición buscaban el mayor grado de realismo posible combinado con el menor riesgo posible para los participantes.

Hoy en día, se forman árbitros mediante cursos especiales, donde aprenden a hacer valer un estricto reglamento. Antes de cada competición, los participantes deben tomar parte así mismo en cursos especiales de competición en los que maestros como el propio Bill Newman les preparan personalmente para el evento.

Los competidores combaten en diferentes categorías de peso. Cada competidor está obligado a vestir un atuendo de gran protección, casi como una "armadura acolchada", y los bastones utilizados están revestidos por un grueso material mullido. Estas medidas de protección evitan lesiones cuando se asestan golpes potentes.

Escrima y recreación histórica

La Escrima, como se imparte en la EWTO, complementa sus raíces filipinas con diversos elementos de la esgrima antigua europea, en especial las técnicas de combate medieval traídas de Inglaterra por el Gran Maestro Bill Newman. Sus investigaciones e interacciones con organizaciones históricas como el Museo Royal Armouries han permitido incorporar a nuestro sistema diversas técnicas y usos propios de las armas antiguas, que enriquecen y hacen del entrenamiento una experiencia más completa y divertida.

Blandir espadas cortas y largas, lanzas, espadas roperas, mandobles, combinaciones de espada y daga, etc. y utilizarlas para que nuestro cuerpo adquiera nuevas habilidades motrices y patrones de movimiento de gran utilidad en la defensa personal es sin duda una característica propia y única de la Escrima EWTO.

CURSO SANLUCAR (NOVIEMBRE 2019)

CURSO SANLUCAR (NOVIEMBRE 2019)

Cuando llevas toda una vida entrenando diferentes artes Marciales y llegas al WingTsun..te sientes realizado..el mejor sistema de defensa personal que he conocido. Cuando tienes la suerte de entrenar bajo grandes profesionales de este arte, aun te sientes mas satisfecho...pero cuando conoces a Sifu Crnko y eres afortunado de estar formándote con el, entonces si que eres uno de los elegidos y de los que presumimos de tener muchísima suerte.Este pasado fin de semana, 22 y 23 de noviembre hemos aprendido mas aun, hemos avanzado en nuestro sistema, con nuevas practicas de WT tradicional, reaktsun, blitzdefencer, formas..etc...etc.Desde diferentes puntos de Andalucia nos reunimos en Sanlucar de Bda (Cadiz) con Sifu Stefan Crnko 6º G.P EWTO donde como siempre y de manera generosa nos deleita con estas practicas eficaces de defensa personal al alcance de tod@s.

Gracias Sifu te esperamos para marzo 2020 !!!!

Las tres partes del sistema WingTsun

Las tres partes del sistema WingTsun

A primera vista, parece que el sistema WingTsun se compone meramente de movimientos, técnicas y principios destinados a una autodefensa eficaz. En realidad, hay mucho más en este complejo arte marcial que, de hecho, es un camino que puede ayudar a la persona a manifestar su más elevado yo interior.

Primer nivel: AUTODEFENSA FÍSICA

La defensa personal física es el primer y más básico de los tres niveles del WingTsun. El objetivo aquí es protegerse de los ataques de otros y salir airoso de confrontaciones físicas. Sin embargo, el WingTsun físico no es un mero compendio de técnicas. Se combinan axiomas y fórmulas con patrones de movimiento específicos (formas, Chi-Sao etc.) para crear de forma espontánea los movimientos defensivos necesarios que mejor se adaptan al ataque.

Segundo nivel: ESTRATEGIA Y TÁCTICA

En este nivel intermedio, utilizamos las mismas fórmulas que en el primero para generar nuestros movimientos de combate, pero esta vez con el objetivo de desarrollar tácticas o estratagemas que pueden emplearse para obtener ventajas en las distintas manifestaciones de la vida cotidiana, como el trabajo, los estudios o la política.

En este caso, el objetivo no es una protección física, sino la salvaguarda de una posición o un status social o del éxito profesional. Resumidamente, el nivel medio nos enseña a utilizar nuestra inteligencia, habilidad y astucia para sobrevivir en el mundo que nos rodea y prevalecer sobre otros.

Sin embargo, este nivel debe ser superado por el individuo, puesto que todo lo ganado de este modo es transitorio y por tanto carece de valor último. En último término, las tácticas y habilidades de gestión (a no ser que nos limitemos a cumplir nuestra tarea de forma desinteresada) sólo contribuyen a realzar el ego, que es la fuente de todo el mal y el sufrimiento. No obstante, este segundo nivel desarrolla también la "personalidad", que debe separarse de la "falsa personalidad" que constituye la materia prima de una "esencia" malograda.

Tercer nivel: AUTORREALIZACIÓN

El tercer nivel es el más elevado y el más valioso del WingTsun. Según el Gran Maestro Leung Ting, se trata del nivel ideal de los maestros. El nivel máximo no tiene nada que ver con la potencia de los puñetazos (nivel físico) ni con el éxito profesional o sentimental, es decir, con el mundo exterior. "¿De qué sirve al hombre ganar el mundo entero si con ello pierde su propia alma?"

En el tercer nivel, el objetivo es nuestra esencia, nuestra vida real o interior. Aquí, lo importante no es derrotar a otros, sino a nosotros mismos (eliminar sentimientos como envidia, odio, frustración, autocompasión, miedo, malogrado sentido de la justicia, prepotencia, malos hábitos, etcétera).

Emprendiendo el camino de la evolución psicológica personal, liberándonos así de pensamientos incorrectos, actitudes físicas y mentales mecánicas, tratamos de convertirnos en personas nuevas, mejores y más pacíficas. Cuando hayamos trabajado en nosotros con estos principios, el mundo será un poco mejor para nuestro prójimo. En su origen, el practicante de WT emprendía su desarrollo personal en los tres niveles al mismo tiempo. Sin embargo, cuando el arte comenzó a enseñarse a personas menos sofisticadas, capaces sólo de entender sus aspectos físicos, se dividió en tres niveles distintos. La mayoría de las escuelas, también en Asia, sólo practican el nivel físico y no exploran los otros dos; de hecho muchas ni conocen su existencia. En realidad, como muestra de la genialidad de nuestro estilo, los mismos axiomas y principios de comportamiento constituyen el hilo que conduce al practicante a través de los tres niveles, propiciando la consecución de sus enormes y duraderos beneficios, especialmente en el nivel más alto.

>